Español | Italiano | Francais | English Archivo Multimedia Glosario Anterior 2 de 2 Siguiente



Exequias

El día 27 de septiembre de 1910, luego del fallecimiento de Jorge Chávez, el vencedor de los Alpes, el primer hombre en transponerlos en una máquina voladora mas pesada que el aire, fue velado en el mismo cuarto del Hospital de San Biaggio en donde se le levantó una capilla ardiente. Los habitantes de Domodossola se hicieron presente y visitaron el lugar para darle un último adios y rendirle un póstumo homenaje al insigne y apreciado aviador. El desfile de visitantes continuó todo el día miércoles 28 de septiembre.

Al día siguiente, Jueves 29 de septiembre, el ataúd fue llevado del hospital San Biaggio camino a la Iglesia Colegiada de Domodossola para la celebración de solemnes exequias. Una multitud de gente, en su gran mayoría con ropa negra, acompañó el cortejo, mientras las campanas de la iglesia repicaban. Las muestras de dolor se apreciaba en la multitud que se encontraba esperando la salída del féretro cubierto con flores “Edelweiss”, que crecen en las alturas de los Alpes y que fueron traídas desde allí de manera especial para ser colocadas sobre el féretro.

Durante el desplazamiento del cortejo fúnebre eran arrojados petalos de flores de diferentes tipos y muchas banderas de Perú e Italia se agitaban entre el público. Detrás del ataúd de Chávez arrastraban el duelo su tía y su hermano Juan, además de autoridades, aviadores y amigos. Al llegar a la Iglesia Colegiada de Domodossola, el ataúd de Chávez hizo su ingreso y luego el sacerdote italiano, Reverendo Pietro Tettoni, pronunció una sentida oración fúnebre. Concluído el servicio religioso, los restos de Chávez fueron trasladados a la estación del tren y colocados en un vagón, partiendo con destino a París, Francia.

exequiasAl llegar a París, el sábado 1ero. de octubre de 1910, en la Iglesia de San Francisco, tuvieron lugar las exequias de Jorge Chávez con la concurrencia de connotadas personalidades y autoridades, civiles, militares, diplomáticas y religiosas, además de numeroso público en general.
En los actos estuvieron presentes el expresidente del Perú, don José Pardo y Barreda, en compañía de todos los miembros de nuestra representación diplomática y consular. Por Francia estuvieron presentes tres edecanes de tres Ministros de Estado.

De la Iglesia de San Francisco el cortejo fúnebre, llevando el féretro con los restos de Jorge Chávez, partió con destino al cementerio del Padre Lachaise, en París, para ser colocados en el mausoleo de la familia Chávez, en donde se encontraban sepultados los restos de sus padres. Los discursos necrológicos estuvieron a cargo del Secretario de la Legación del Perú, Sr.don Francisco García Calderón, y en nombre del Aéro Club de Francia, el Sr.Don M.Leon Barthou.
Los restos del aviador peruano Jorge Chávez Dartnell permanecieron en el mausoleo de la familia en el cementerio del Padre Lachaise de París, hasta su repatriación al Perú en 1957, después de 47 años.

En el mundo entero los medios de prensa publicaron a grandes titulares, la pérdida de un gran pionero de la aviación mundial y destacando también el valor puesto de manifiesto por éste para vencer a los Alpes, en una hazaña que por primera vez la realizaba un hombre al mando de una máquina voladora mas pesada que el aire.
En el Perú se sintió con gran dolor la pérdida del joven aviador, que hizo honor a la patria al lograr los laureles de una gran victoria frente a los retos de la naturaleza, el cruce de las grandes elevaciones de los Alpes con quebradas rocosas y vientos en torbellino, en un frágil monoplano.

Las Cámaras del Congreso de la República del Perú rindieron homenaje al héroe de los Alpes acompañado de sentimientos de pesar y duelo. En las iglesias de Lima se realizaron servicios fúnebres en memoria de Jorge Chávez Dartnell.
Los diarios del país dieron cuenta de la hazaña lograda por Chávez y también del accidente, de las heridas sufridas y de su muerte, transcribiendo y ampliando las comunicaciones telegráficas conforme fueron llegando.

Texto de la Oración fúnebre y de los discursos necrológicos

Archivo Multimedia: Agonía y Muerte

   
  Anterior 2 de 2 Siguiente