Español | Italiano | Francais | English Archivo Multimedia Glosario Anterior 1 de 1 Siguiente



Repatriación de los Restos de Jorge Chávez

le bourgetAcordada entre Perú y Francia la repatriación de los restos mortales del vencedor de los Alpes, el aviador e ingeniero peruano Jorge Chávez Dartnell y luego de los preparativos efectuados en ambos países, el 12 de septiembre de 1957, el féretro de Chávez, después de haber permanecido por espacio de 47 años en el mausoleo de sus padres en el Cementerio de Pére Lachaise en la ciudad de París, fue exhumado, revisado y reacondicionado, para luego ser llevado hasta la Iglesia de Saint Pierre de Chaillot, en donde se ofició una Misa de Réquiem, ante una nutrida concurrencia que llenaba el templo.
Al término de la misa, el ataúd, cubierto con la bandera del Perú y rodeado de grandes aparatos florales, fue trasladado al aeropuerto de Le Bourget, en París, siendo acompañado por una gran comitiva y escolta de honor.

A su llegada al aeropuerto de Le Bourget los restos del aviador peruano Jorge Chávez Dartnell fueron recibidos por la comitiva oficial, conformada, entre otros, por el Edecán del Presidente de Francia, M.René Coty; el Embajador del Perú, Ingeniero Héctor Boza; el Ministro de Relaciones Exteriores, M.Christian Pineau; el Comandante en Jefe de la Aviación Francesa, General D’Armee, Marcial Valín; el Nuncio Apostólico, Rvdo.Paul Marella; miembros del Cuerpo Diplomático; comisiones de los Institutos Armados de Francia; el Sr. Manuel Chávez Dartnell, hermano de Jorge Chávez Dartnell y otros familiares del héroe. También estaba presente un contingente de tropas francesas con bandera y banda, quienes fueron los encargados de rendir los honores decretados por el Gobierno de Francia. Terminada la rendición de los honores a Chávez, el General Marcial Valín, Comandante en Jefe de la Aviación de Francia, fue el encargado de imponer la Medalla de Aeronáutica, la más alta condecoración de la Fuerza Aérea de Francia, en la bandera del Perú que cubría el ataúd conteniendo los restos mortales de Jorge Chávez Dartnell. Esta alta condecoración fue otorgada como un homenaje póstumo al insigne y gran aviador peruano, mientras la banda de músicos ejecutaba los himnos nacionales del Perú y de Francia.

Al otorgar la condecoración, el General Valín dijo, entre otras frases, lo siguiente:

llegada"Chávez contribuyó a la preparación del camino de la aviación moderna y nos sentimos en el deber de concederle el supremo galardón francés de la aviación, en éste aeropuerto donde muchos pioneros de la aviación llegaron y partieron".
Concluída la ceremonia de imposición de la Medalla de Aéronáutica, el féretro fue colocado en un avión bimotor de la Fuerza Aérea de Francia, un Noratlas Nord-2501, para ser transportado a Lima. En el avión francés, además de la tripulación del mismo, estaba presente una escolta militar que acompañaba al féretro, siendo ésta la encargada de rendir los honores durante el viaje.

El avión despegó rumbo a Blida Argelia, primera etapa del viaje, para luego proseguir a Dakar y Natal para llegar luego al aeródromo militar Campo Dos Alfonsos en Rio de Janeiro, lugar donde fue recibido por una nutrida concurrencia, entre las que se encontraban el Embajador del Perú en Brasil, Sr.Carlos Echecopar Herce; el Embajador de Francia en Brasil, Sr.Bernard Hardión; oficiales de alta graduación de la Fuerza Aérea del Brasil y Cadetes de ese país vecino. El féretro con los restos de Chávez luego de ser bajados del avión francés, fue trasladado a una severa capilla ardiente especialmente preparada por la FAB, en donde se le montó guardia de honor permanente a cargo de los Cadetes de la Fuerza Aérea del Brasil, durante los dos días en que permaneció en tierra brasileña.

El día 18 de septiembre, después que el féretro con los restos de Chávez fuera colocado en el avión Noratlas Nord-2501, de la Fuerza Aérea de Francia, éste despegó del aeródromo Campo Dos Alfonsos de Rio de Janeiro aterrizando en Santa Cruz de la Sierra, tierra boliviana, en donde la Fuerza Aérea de Bolivia tributó los honores correspondientes y montó guardia permanente, ante el féretro con los restos mortales del insigne aviador peruano, hasta el día siguiente.
El día 19 de septiembre, el avión francés con los restos mortales de Chávez despegó en la mañana del aeropuerto de Santa cruz de la Sierra con destino al entonces aeropuerto de Limatambo, a donde llegó al mediodía siendo escoltado por ocho aviones de la Fuerza Aérea del Perú.

limatamboEn el entonces aeropuerto de Limatambo, se concentró una gran multitud para presenciar la llegada del féretro del vencedor de los Alpes a su patria. En la explanada del aeropuerto se emplazaron los elementos militares para la rendición de los honores correspondientes. Hacia el sur de la explanada, se ubicaron los batallones de cadetes de las escuelas Militar, Naval y de la Fuerza Aérea del Perú, así como delegaciones de cadetes de las escuelas de aeronáutica de las naciones hermanas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, República Dominicana y Venezuela. Hacia el norte de la explanada, formaron los alumnos del Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe y del Colegio Italiano Antonio Raimondi. Cerrando la formación un Batallón de Tropa de la Fuerza Aérea del Perú. Al centro de la explanada, se colocó la Comitiva Oficial del Perú acompañada de las delegaciones extranjeras nombradas especialmente: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Francia, Italia, México, Nicaragua, República Dominicana y Venezuela. Entre los asistentes se encontraban: el General Salvador García Zapatero, Jefe de la Casa Militar del Presidente de la República Manuel Prado; los Ministros de Guerra, General Alejandro Cuadra Ravines, Ministro de Marina, Contralmirante Emilio Barrón Sánchez y Ministro de Aeronáutica, Mayor General FAP Manuel Polidoro García Mejía; el Presidente del Senado de Francia Señor Gastón Monnerville, el Embajador de Francia, Señor León Brasseur; el Embajador del Perú en Francia, Señor Héctor Boza Ariscorbe; el Embajador en Misión Especial, Mayor General FAP Fernando Melgar Conde; el Alcalde de París, Señor Marcel Leveque; el Comandante de la Fuerza Aérea de Francia, General D’Armee Marcial Valín, los hermanos de Jorge Chávez, Manuel y Juan Chávez Dartnell , personal militar y Cuerpo Diplomático acreditado en Lima.

Al mediodía del 19 de septiembre, hizo su aparición, sobre el cielo de Lima, el avión bimotor francés Noratlas Nord-2501 escoltado por los aviones a reacción Hawker Hunter de la Fuerza Aérea del Perú.

Después de aterrizar, el avión Noratlas Nord-2501 se desplazó hasta la explanada principal del aeropuerto de Limatambo, donde se estacionó y apagó sus motores. Allí es donde se encontraban las autoridades civiles y militares y las formaciones de cadetes, tropa y escolares. Inmediatamente después, las puertas posteriores del avión Noratlas Nord-2501 fueron abiertas, apreciándose en su interior el féretro con la guardia de honor y las banderas de Perú y Francia.
El féretro fue bajado del avión e inmediatamente fue cubierto con la bandera del Perú y llevado en hombros, por los siguientes oficiales generales: Salvador Noya Ferré, Enrique Bernales Bedoya, Guillermo Suero Bustamante, Luis Darío Cayo Murillo, Raúl Ravines Benavides y Armando Zamudio Colmenares, quienes lo trasladaron hasta el lugar designado para que el Vicario General Castrense rezara los responsos de estilo. Luego de ello, se entonó el Himno Nacional de Francia. Al finalizar el himno, el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Francia, General Marcial Valín, procedió a hacer uso de la palabra y entregar los restos mortales del insigne Aviador e Ingeniero Jorge Chávez Dartnell, al Comandante General de la Fuerza Aérea del Perú. A continuación, el Mayor General FAP Salvador Noya Ferré, Comandante General de la Fuerza Aérea del Perú, a nombre del Gobierno del Perú, recibió los restos mortales de Jorge Chávez respondiendo al General Valín con un discurso.

Ruta

Presione aquí para ver la animación de la ruta del vuelo de traslado de los restos mortales de Jorge Chávez.

plaza de armas de limaTerminada la ceremonia con las vibrantes notas del Himno Nacional del Perú, se procedió a colocar el féretro en la carroza fúnebre, iniciándose el desfile hacia la ciudad. Tanto en el trayecto hasta la Catedral de Lima como a su llegada a ésta, la ciudadanía le brindó un silencioso y reverente homenaje. Al detenerse frente a las puertas de la Catedral, el féretro fue sacado de la carroza y llevado en hombros de Oficiales Generales y escoltado, por Cadetes de la Fuerza Aérea del Perú, al interior de la Basílica Metropolitana, siendo recibido por el Cabildo en pleno y por miembros del Seminario Conciliar de Santo Toribio, y llevado por el centro de la nave principal hasta ser colocado al pie del presbiterio. Inmediatamente después se ofició una Misa de Réquiem, la cual estuvo a cargo del Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Su Eminencia Juan Landázuri Ricketts.

Luego de la Misa, los restos de Jorge Chávez permanecieron en la Catedral hasta el día domingo 22 de septiembre para que pudiera ser visitado por numeroso público que diariamente se hizo presente a rendirle su homenaje póstumo.
El domingo 22 fue trasladado a la Base Aérea de Las Palmas, sede del entonces Centro de Instrucción de Aeronáutica. En la Plaza de Armas de ese Centro de Instrucción se encontraban tropas de la Guarnición de Lima en perfecta formación acompañadas de las delegaciones de cadetes de las distintas fuerzas aéreas que concurrieron a la invitación para el homenaje póstumo a Jorge Chávez.

En el Pabellón Central de la entonces Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea del Perú, se levantó la capilla ardiente donde fueron velados los restos de Chávez, con Guardia de Honor permanente, hasta la mañana del día lunes 23 de septiembre de 1957, en que se celebraba el cuadragésimo séptimo aniversario de la gloriosa travesía de los Alpes, fecha en que se efectuó su inhumación en el mausoleo que la Fuerza Aérea del Perú le tenía reservado en la Plaza de Armas del entonces Centro de Instrucción de Aeronáutica.

La ceremonia para este acto contó con la asistencia de los Presidentes de los Poderes Públicos, los Ministros de Estado, el Cuerpo Diplomático, las Delegaciones extranjeras, las Comisiones de Oficiales de los Institutos Armados, los Cadetes de las Escuelas de las FF.AA y Policía, los Alumnos del Colegio Militar Leoncio Prado y Comisiones representativas de los diversos planteles escolares de la capital. El agrupamiento estuvo comandado por el entonces Coronel FAP José Gagliardi Schiaffino, iniciandose la ceremonia con el izamiento del pabellón nacional a los acordes de la marcha de banderas y luego se entonó el Himno Nacional del Perú, seguidamente se ofició la Misa de campaña y la Jura a la Bandera por los Conscriptos de 1957, lectura de la Proclama del Ministro de Aeronáutica e imposición de condecoraciones Cruz Peruana al Mérito Aeronáutico.

entierroA continuación el féretro con los restos de Jorge Chávez, que había permanecido en capilla ardiente con Guardia de Honor permanente en el pabellón central de Las Palmas, fue trasladado y colocado frente al Mausoleo que se había construído en los jardínes de la Plaza de Armas de Las Palmas, lugar en donde el Vicario General Castrense, Monseñor Santiago Hermoza y Sarmiento, ofició el Responso correspondiente. Terminado el responso hizo uso de la palabra el General Marcial Valín, Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea de Francia, rindiendo un postrero homenaje al insigne aviador, en nombre de la nación francesa. Seguidamente hizo uso de la palabra el Mayor General FAP, Luis Darío Cayo Murillo, hablando en nombre de la Fuerza Aérea del Perú. Al término de este discurso se procedió a la imposición de la Condecoración Póstuma al Héroe de los Alpes con la Gran Cruz Peruana al Mérito Aéronáutico a cargo del Ministro de Aeronáutica, Mayor General FAP Manuel Polidoro García. Concluída la imposición de la condecoración, el féretro fue colocado en el interior del Mausoleo y también una ánfora conteniendo tierra de Domodossola, cubriendolo con una losa de marmol negro con una placa de bronce que llevaba la siguiente inscripción: “A la memoria de Jorge Chávez D. Vencedor de los Alpes, caído en Domodossola el 23 de Setiembre de 1910-Arriba Siempre Arriba”. Durante éste acto se escucharon los redobles de tambores y la descarga de fusilería.

mausoleoA continuación hizo su llegada a Las Palmas, en un helicóptero Alouette, el Señor Presidente de la República del Perú, Ingeniero Manuel Prado, recibiendo los honores de estilo y pasando revista al agrupamiento terrestre debidamente emplazado. Luego el Presidente se acercó al Mausoleo de Jorge Chávez y en nombre de la Nación colocó personalmente una ofrenda floral al pie del mismo, en donde se acababan de colocar los restos del Jorge Chávez, dejandose escuchar el toque de silencio efectuado por un corneta de la banda de músicos de la Fuerza Aérea del Perú. Luego de ello se trasladó a la explanada posterior del pabellón central de Las Palmas, en donde se realizó la presentación de la replica del avión Bleriot, el desfile militar del agrupamiento terrestre y una exhibición aérea con la participación de los aviones de combate de fabricación inglesa Hawker Hunter.

Es así que los restos del vencedor de los Alpes desde esa fecha, descansan en tierra del país que no llegó a conocer pero al cual le dio gloria. Como peruano nacido en el exterior mantuvo la ligazón espiritual de manera permanente con la patria, tanto es así que en las incripciones que hacia en las diferentes competencias aéreas en la que tomó parte, lo hacia como peruano. Cuando se encontraba en Briga, Suiza dispuesto a cruzar los Alpes en su monoplano Bleriot XI, este era guardado en el hangar que los organizadores le habían asignado en donde en la parte superior en letras de gran tamaño figuraba su apellido Chávez y en el tope del hangar flameaba el rojo y blanco del bicolor patrio, la bandera del Perú. Su inscripción para la Travesía de los Alpes la hizo como peruano. El amaba al Perú por lo que sus padres le habían referido sobre su país, no lo conocía físicamente, es cierto, pero sabía de él y era consciente que habiendo nacido en Francia fue inscrito en el Consulado del Perú, por tanto peruano y él siempre sintió ese llamado de la sangre y esa unión espiritual con la patria lejana.

Recordemos también, que cuando las Cámaras Legislativas del Perú enviaron a Jorge Chávez y a Juan Bielovucic efusivas manifestaciones de aliento y felicitación y el diario La Prensa de Lima envió a Chávez un cable de felicitación por los triunfos obtenidos en Europa, éste respondió de la siguiente manera:

“La Prensa. Lima, 10 de Septiembre de 1910. Agradezco compatriotas. No pierdo vista servicios aviación prestará Patria. Firmado, Chávez.”... Como podemos ver, el Perú estaba siempre presente en la vida de Jorge Chávez, y ahora, por cierto, Jorge Chávez estará por siempre presente en todas las generaciones, presentes y futuras del Perú.

Si en la mansión de los pioneros y héroes de la aviación en el Perú pasaramos lista de revista y llegaramos en ella a mencionar el nombre de Jorge Chávez Dartnell, la respuesta que al unísono escucharíamos, sería.... “!PRESENTE!”

Discursos

Vídeos

Archivo Multimedia: Repatriación de los Restos de Jorge Chávez

   
  Anterior 1 de 1 Siguiente